Los mejores embutidos de España y platos típicos

Los mejores embutidos de España y platos típicos

¿Nos votas?

¡Hola Cocinacas! Estamos seguros de que en casa tienes los mejores embutidos porque son los que más te gustan para comer como entrante o para saciar el hambre a mitad de la tarde con un trozo de pan pero, ¿conoces todo los tipos de embutidos que existen?

En España, es muy típico emplear los embutidos como tapas o entrantes. Si buscas otras ideas de recetas de tapas o aperitivos, para picar antes de empezar con el plato principal, te proponemos hummus de remolacha como una opción riquísima y saludable.

En la charcutería o en tu supermercado encontrarás un mostrador en el que predominan los embutidos, una amplia gama de diferentes tipos de fiambres y quesos. Si a ti también te ocurre que mientras esperas tu turno, intentas averiguar qué es cada uno de ellos, sigue leyendo porque vamos a intentar despejarte algunas dudas.

Además, veremos cuáles son los mejores embutidos de España y te daremos algunas ideas de nuevos platos en los que podrás introducirlos.

Los embutidos son piezas preparadas a partir de carne (sobre todo de cerdo), estas se condimentan con especias y hierbas aromáticas, antes de pasar por diferentes procesos y ser embutidas. Por este motivo, al jamón serrano no podemos catalogarlo como embutido. Este no se embute si no que es un derivado cárnico dentro del grupo de los salazones.

Su origen se remonta a la Prehistoria, cuando surgió la necesidad de prolongar la vida de la carne y sus derivados. El gran auge de los embutidos llegó durante la Edad Media, cuando las familias cebaban a los cerdos y con la llegada del frío organizaban la matanza. En ella, la carne se utilizaba para elaborar los embutidos y las patas traseras se reservaban para curar en salazón y consumir posteriormente como jamón serrano. Actualmente, sigue celebrándose la temporada de matanza en las zonas rurales, aunque gracias a los avances tecnológicos se pueden elaborar los mejores embutidos y de manera más rápida.

Entonces, ¿cuáles son los diferentes tipos y dónde podemos encontrar los mejores?

Clasificación de los embutidos

salchichón y pan

Según su principal ingrediente, podemos clasificar los embutidos en cuatro tipos.

  • Los embutidos de carne

Son los más conocidos y consumidos: chorizo, salchichón, lomo, longaniza, fuet, butifarra, salami, chistorra o el botillo leonés.

La diferencia entre el chorizo y la longaniza depende del tamaño del diámetro de la tripa en la que se embute la carne. Si esta es superior a 22 milímetros será chorizo y si es inferior, longaniza. Con el salchichón y el fuet sucede algo parecido. Si la tripa tiene un diámetro mayor de 40 milímetros se obtiene salchichón y, si es menor, un fuet.

  • Embutidos de vísceras

Son los que, además de llevar carne, se elaboran con las entrañas del animal, como es el caso de la salchicha.

  • Embutidos de sangre

Principalmente la morcilla, se elabora con sangre cocida que se mezcla con la grasa del cerdo. Dependiendo de la zona, a esta mezcla también se le añaden otros ingredientes no cárnicos como arroz, cebolla o miga de pan.

  • Los fiambres

De color rosado, son los derivados cárnicos de más baja calidad. Son elaborados con distintas partes del cerdo y se les suele añadir otras grasas, féculas y tejido conjuntivo procedentes del animal.

Algunos de ellos son el jamón cocido, la pechuga de pavo o de pollo, el chopped” o la mortadela.

Además, dentro de esta clasificación podemos decir que algunos de ellos son cocidos, curados o frescos.

Los mejores embutidos de España

Lomo, fuet y otros embutidos

Debido a la larga tradición charcutera que hay en nuestro país, nos encontramos con una amplia gama de embutidos típicos regionales y de calidad.

El chorizo, el salchichón y el lomo son muy populares en diferentes zonas, como Extremadura, Andalucía o casi todo el norte de España.

Otros embutidos típicos son la butifarra y el fuet de Cataluña; la chistorra de Navarra y País Vasco; la longaniza de Aragón; el botillo de la zona de El Bierzo (León); la morcilla de Burgos; la sobrasada mallorquina o el compango típico de Asturias, con el que se elabora la fabada asturiana.

Lo más habitual es comer los embutidos solos, acompañados con pan. En ese caso es importante cuidar la presentación de las tapas de embutido y quesos ya que, como se suele decir, también se come por los ojos.

Si estás decidido a emplearlos como un ingrediente principal en diferentes tipos de platos, nosotros te proponemos varios. Puedes elaborar un buen cocido montañés, croquetas, como por ejemplo de sobrasada, o estas bolas de patata y chorizo.

Ahora es el momento de que nos cuentes cuál es tu embutido favorito y qué platos cocinas con cualquiera de ellos. Seguro que en la región en la que vives, habrá algún embutido popular y muchos platos típicos.

¿A quién no le ha entrado ganas de ir a la cocina y cortar un trocito de chorizo?

Nosotros nos depedimos ya, ¡hasta pronto Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube