Galanga: propiedades y usos en la cocina

Galanga: propiedades y usos en la cocina

Danos tu valoracion

¡Hola Cocinacas! ¿Conoces la galanga? También conocida como galangal o jengibre azul, es una especia que pertenece a la misma familia. Destaca por sus importantes propiedades beneficiosas para la salud y sus potenciales usos culinarios y medicinales. Por ello, hoy queremos que conozcas cuáles son sus usos tradicionales, sus beneficios y cómo tomarla.

Las especias para cocinar se utilizan desde la Edad Antigua y la mayoría de ellas provienen de Oriente Medio. Son excelentes sustitutos de la sal, a la vez que otorgan a los alimentos intensos aromas, color y resaltan sus sabores. A través de esta sección puedes conocer cuáles son las especias más utilizadas en cocina. También encontrarás artículos sobre las propiedades y benefecios de cada especia, por ejemplo si quieres saber más sobre la cúrcuma o cuáles son las propiedades del hinojo.

Actualmente la galanga no es una de las más conocidas ni utilizadas en Europa porque el jengibre ha tomado la fama, pero como veremos a continuación no siempre ha sido así.

La piel de este rizoma es entre marrón y anaranjada y su interior puede ser blanco o amarillo pálido. Suele comercializarse en tres formatos: la galanga fresca (el propio rizoma o tallo subterráneo, tal cual se extrae de la tierra), la galanga seca (finas láminas de unos 3 mm de espesor) o en polvo (es la galanga seca molida).

En países como Tailandia, Malasia, Indonesia, Camboya, el sur de China, Vietnam y algunas partes de la India lo utilizan muy a menudo como condimento. Este tiene un sabor dulce, picante (cuando está fresco) y un aroma que recuerda a la raíz del jengibre, al alcanfor, a la pimienta negra y a las acículas de pino.

Propiedades medicinales de la galanga

Hojas de la planta galanga
Hojas de la planta Galanga

La planta es de origen asiático pero llegó Europa a través de las rutas comerciales entre continentes. Concretamente, durante la Edad Media, la galanga desempeñó un papel muy importante ya que la medicina monástica la utilizaba para curar una variedad de dolencias, y algunos consideraban que esta raíz tenía poderes milagrosos.

El uso de la galanga en las tradiciones curativas occidentales continuó hasta la medicina tradicional alemana, y así se extendió a otros países del viejo continente.

Las propiedades medicinales de la galanga son particularmente extensas debido a los compuestos orgánicos activos que se encuentran en la planta. Estos incluyen flavonoides, taninos y aceites esenciales que generan una amplia variedad de efectos positivos en el cuerpo humano.

Propiedades antiinflamatorias

La inflamación es la raíz de la mayoría de las enfermedades. Esto quiere decir que la inflamación crónica está relacionada con el desarrollo de una gran cantidad de enfermedades, incluyendo cáncer, enfermedades cardíacas, Alzheimer y muchas otras.

La galanga disminuye los dolores relacionados con el ciclo menstrual y los que padecen personas con reuma. También ayuda a reducir la inflamación asociada con la artritis y dolores relacionados con las articulaciones.

Rica en antioxidantes

Estos previenen la generación de radicales libres que matan nuestras células y ayudan a prevenir el envejecimiento o enfermedades como la diabetes, el cáncer o de tipo cardiacas.

Antiséptico

El sabor picante de la galanga fresca y su fuerte aroma la convierten en un gran antiséptico. Con estas propiedades se pueden tratar hongos, bacterias e incluso virus.

Su consumo también ha resultado eficaz enfermedades respiratorias como asma, bronquitis, tos y dolor de garganta, vinculados al resfriado común o a la gripe.

Propiedades digestivas

Con ellas se puede tratar el dolor de estómago, las úlceras, la gastritis y la acidez. También ayuda a tratar los gases, tanto intestinales como los del tracto digestivo.

Usos culinarios

Curry tailandés
Curry tailandés

En cocina, la galanga es utilizada sobre todo como especia en diferentes cocinas asiáticas como la tailandesa, indonesia y vietnamita. En todas ellas la utilizan para aportar su característico sabor y aroma a todo tipo de sopas, currys, salsas y caldos. Para ello, les añaden unas rodajas de galanga fresca.

También suele utilizarse en recetas de pescado y marisco, normalmente en compañía de otros ingredientes como la leche de coco, el ajo o el limón.

Como potenciador de sabor, también se incluye esta especia en elaboraciones al wok, añadiendo rodajas, y en recetas de pollo y todo tipo de carnes guisadas y asadas.

Además es uno de los ingredientes del tempeh, un pastel de habas de soja fermentadas que es una receta tradicional de la cocina de Indonesia. Y un básico que se utiliza en la elaboración de la pasta del curry tailandés.

Otra opción es mezclar la galanga con otras especias como la canela, el clavo, la pimienta negra o el cardamomo.

Por último, además de tomarlo en té, hay países que incorporan la galanga en diferentes licores para aportarles sabor. Por ejemplo, en Polonia se utiliza para dar sabor al vozka. En Rusia lo añaden al vinagre y a un licor conocido como Nastoyka, mientras que en Francia puede apreciarse en algunas variedades del licor Chartreuse.

Como puedes ver la galanga es muy parecida al jengibre en cuanto a propiedades medicinales y usos en la cocina por lo que en este caso, es una cuestión de gustos que se utilice una u otra, e incluso las dos.

Esperamos que después de este artículo te animes a probar la galanga y nos cuentes qué usos le das tú en la cocina.

¡Hasta la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube