La importancia de la cena

La importancia de la cena

Danos tu valoracion

Existe la creencia de que una buena forma de perder peso es dejar de cenar, y, aunque a corto plazo puede funcionar, la realidad es que eliminar esta, u otra de las importantes comidas del día, puede ocasionar serios trastornos alimentarios. Si en un artículo anterior os hablábamos del valor del desayuno en nuestro día a día, en esta ocasión nos centramos en la importancia de la cena.

Desestimar el gran papel que la cena desempeña en nuestra alimentación es un grave error. Gracias a los alimentos que consumimos al final del día nos vamos a la cama bien nutridos, lo que nos permite fijar los nutrientes mientras dormimos y comenzar la siguiente jornada llenos de energía.

Además, la cena tiene un importante valor socializador, posibilitando el encuentro de los miembros de la familia, sirviendo así de escenario en el que compartir las vivencias del día a día. Por desgracia, las cenas en familia son cada vez menos habituales, lo que conlleva una reducción importante en el tiempo que padres, hijos y hermanos comparten.

En la actualidad, los malos hábitos están propiciando graves desordenes alimenticios, cada vez es mayor la cantidad de alimentos chatarra o basura que ocupan un puesto destacado en nuestras mesas. Estos alimentos están cargados de grasas saturadas y, desde el punto de vista nutricional, solo pueden ocasionarnos problemas. Además de comer productos inadecuados no se suele seguir un orden natural (primer plato, segundo plato y postre), si no que la tendencia predominante es comer de forma desordenada “picando” lo primero que encontramos al llegar a casa. Teniendo en cuenta el poco tiempo que nos queda para dedicar a la cocina, esto puede parecer comprensible; llegamos a casa cansados y deseando comer lo que sea para tirarnos al sofá. Esto hace que nuestra alimentación se resienta. Se hace por tanto necesario hacer un esfuerzo para cambiar estos malos hábitos y dar a la cena la importancia que se merece.

La última comida del día tiene que estar perfectamente planificada teniendo en cuenta el resto de comidas para que el balance de toda la jornada esté equilibrado. No podemos irnos a la cama habiendo cenado cualquier cosa. También se debe tener en cuenta el menú que los niños siguen en el colegio para que la cena sea un complemento de éste.

Durante la cena daremos prioridad a preparaciones que incluyan alimentos ligeros que nos aporten pocas grasas:

  • Verduras. Podemos prepararlas en cremas, ensaladas, tortillas, croquetas, etc.
  • Pescados. Como en el caso de las verduras, se pueden elaborar de mil maneras; al vapor, en papillote, a la plancha, al horno, tc.
  • Huevos. Podemos concluir el día con unos ricos huevos escalfados, revueltos, en tortilla, etc.
  • Ensaladas. Son una magnífica opción puesto que se preparan en poco tiempo y nos aportan una gran cantidad de minerales, vitaminas y fibra. Si las vamos a tomar como plato único debemos incorporar una fuente de proteína, como puede ser un poco de carne (pollo, pavo, etc), huevos, tofu, seitán, etc. Además, las aliñaremos con un buen aceite para que nos aporte una pequeña cantidad de importantes grasas insaturadas.

Nuestra capacidad para conciliar el sueño se verá afectada por la cantidad y tipo de alimentos que comamos durante la cena. Se hace por tanto necesario aplicar cocciones saludables (vapor, al horno, hervir en agua, etc), de modo que no nos veamos en la necesidad de usar mucha grasa. También limitaremos el uso de condimentos fuertes o sal. Si no queremos que el sueño se vea afectado por la digestión es importante que la última comida del día la hagamos al menos dos horas antes de irnos a la cama.

Para finalizar, os dejamos los vídeos de algunos platos especialmente pensados para la hora de la cena. Para ver el paso a paso de las recetas escritas solo tenéis que pinchar en el título que aparece subrayado.

Crema de calabacín

Una crema deliciosa con la que os beneficiaréis de todas las propiedades nutritivas del calabacín. Podéis elaborarla en muy poco tiempo y disfrutar de ella en frío o en caliente. ¡Realmente deliciosa!

Ensalada de jamón

Si queréis proporcionar a vuestro cuerpo una buena parte de los importantes nutrientes que necesita a diario esta es una buena opción. Podéis disfrutar de esta rica ensalada en cualquier momento del día, ya sea como plato único o como entrante de otros platos más contundentes.

Tortilla francesa

Esta es una de esas elaboraciones que gustan a todo el mundo. Podéis elaborarla solo con huevos o añadir algún otro ingrediente para obtener una tortilla más contundente, como puede ser un poco de atún en aceite, unos trozos de jamón cocido o unos champiñones.

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube