Tipos de cebollas y usos en la cocina

Tipos de cebollas y usos en la cocina

Danos tu valoracion

¡Hola Cocinacas! Hoy queremos hablarte sobre uno de los ingredientes que más se utiliza para cocinar en todo el mundo, la cebolla. A la hora de ir a comprar podemos encontrar en el mercado muchos tipos de cebollas, con diferentes formas, colores y sabores. Por eso, hoy queremos enseñarte el uso de cada una de ellas en la cocina y algunas recetas en las que utilizarlas.

Conocer las diferentes variedades de los alimentos te ayudará a mejorar tus platos, pues aunque sea el mismo producto cada variedad aportará unos matices. Es el caso de los diferentes tipos de mozarella, que cada una de ellas se elabora con leche de búfala, oveja o vaca  y eso le otorga un sabor y textura diferente a cada una.

La cebolla sin embargo, es una planta hortícola y su cultivo está presente en todos los continentes y latitudes. Por este motivo existe un gran abanico entre las que elegir para darle ese toque de sabor y jugosidad a los platos. Por ejemplo, en EEUU y Canadá producen tamaños medianos y tienen un sabor picante, mientras que las cebollas españolas son un poco más grandes, tienen un sabor menos picante y se adaptan mejor a las temperaturas más cálidas.

Cómo consumir cebollas y conservarlas en casa

Los distintos tipos de cebollas permiten que el bulbo de la planta se pueda consumir en crudo, frito, hervido y asado. También se usan distintos derivados: cebolla deshidratada, usada en la industria alimenticia como saborizante en diversos alimentos; polvo de cebolla, para elaborar sal de cebolla; aceite de cebolla, que se diluye en aceite vegetal o se encapsula; cebollas enlatadas y embotelladas, aros de cebolla congelados y cebollas en vinagre. Además se comercializan cebollas tiernas, que se venden frescas o en manojos.

Uno de los principales motivos por los que la cebolla es un ingrediente estrella en las cocinas es porque se conserva en buen estado durante un largo periodo de tiempo, tienen una vida larga que va desde los seis meses al año. Un amplio rango si se conservan en un lugar oscuro, bien ventilado y lo más seco posible. Salvo que las abras, en ese caso, deben ir, sin duda, al frigorífico.

Además se cultivan durante todo el año. Cabe destacar que de marzo a agosto suelen tener un sabor más suave y dulce que el resto de meses del año, por lo que son excelentes entonces para comer en crudo.

Los 8 tipos de cebollas más consumidas

Como ya hemos comentado, existe una amplia gama de variedades por lo que hemos optado por hacer mención solo a los tipos de cebollas más consumidas en España.

Cebolla común o amarilla

Cebolla común o amarilla

Es la más grande y redonda de todos los tipos de cebollas. Tiene un color dorado suave y cobrizo.

Su intenso sabor hace que sea una de las más utilizadas para cocinar aunque también puede ser deliciosa para aquellas personas a las que les gusta mucho la cebolla y prefieren comerla cruda. De hecho, existe una variedad dentro de esta misma, denomianda cebolla amarilla española, que tiene un sabor más suave y dulce.

En cocina se utiliza sobre todo en los asados, las sopas y salsas, además de aderezar exquisitos platos de carne a la brasa. También da muy buen resultado caramelizada.

El mejor momento del año para consumir cebolla amarilla es el verano o a principios de otoño.

Cebolla blanca

Cebolla blanca

También es conocida como cebolla de primavera porque tradicionalmente se cosechaba antes de su maduración total. Actualmente se encuentra disponible durante todo el año pero tiene una capacidad de conservación menor, estropeándose antes que otras variedades.

Se recomienda especialmente para su consumo en crudo, gracias a su sabor suave y su textura crujiente. Por esto, es la reina de las ensaladas y sandwiches, aunque otras recetas que necesitan de una rápida cocción, como las pizzas, también la agradecen.

Cebolla roja o morada

Cebolla roja o morada

Es uno de los tipos de cebollas que destaca por su particular color morado o violeta, que se mantiene tanto en el interior como en su fina piel. Su tamaño suele ser grande, tiene un ligero sabor picante, con un toque dulce y una textura crujiente. Su aroma es totalmente diferente, ya que se caracteriza por dotar las preparaciones de un toque picante, especialmente cuando se consume en crudo.

Además, posee una gran capacidad antioxidante y un alto grado de conservación, con un menor contenido de agua que las cebollas más comunes.

Es muy común consumirla en pizzas (sobre todo en Italia), perritos calientes, tacos o ceviches, aunque también suele estar muy presente en ensaladas. Otra idea es preparar con ella una riquísima mermelada para echar en una hamburguesa, o comerla sobre tortitas.

Se cultiva en primavera y verano, siendo su consumo ideal a finales de verano, ya que durante el invierno su acidez se acentúa.

Cebolla dulce o vidalia

Cebolla dulce o vidalia

El nombre de Vidalia se debe a la localiadad del estado de Georgia (EEUU) en la que se comenzó a cultivar. Dicho cultivo debe hacerse en suelos pobres en azufre, lo que hace que su sabor sea más suave y dulce, de ahí su otro nombre.

Esta variedad es especialmente recomendable para aquellas personas que sufren de gases o flatulencias, debido al bajo contenido en azufres en comparación con las otras.

Es la mejor para freír o como acompañante junto a otras verduras asadas, también de platos gratinados y, sin duda, la que debes elegir para hacer aros de cebolla caseros.

Es muy habitual confundirla con la cebolla amarilla, ya que su aspecto es muy parecido, aunque esta es un poco más chata.

Aunque se puede comprar todo el año, la temporada idónea es entre abril y septiembre, es decir, los meses cálidos.

Calçot

Calçots, uno de los tipos de cebollas

Es un tipo de cebolla tierna y blanca, de bulbo poco pronunciado. Se cultiva de una manera muy especial para que sea alargada. Su producción respeta la temporalidad, consumiéndose habitualmente a partir de noviembre, cuando llega el frío.

Se ha convertido en uno de los platos típicos por excelencia de la gastronomía catalana. Su consumo da lugar a las llamadas calçotadas, en que la gente se reúne para asar los calçots sobre ascuas y comerlos con sus salsas más típicas, la romesco y la salvitxada.

Cebolla francesa o chalota

Cebollas francesas o chalotas

Es una especie distinta de la cebolla tradicional, muy popular en la cocina francesa o también como acompañamiento en algunos platos exóticos. Son de tamaño más pequeño y alargado, con tonos violáceos en el interior.

En la cocina son dulces, suaves y muy aromáticas, ofreciendo una experiencia a medio camino entre la de la cebolla y el ajo.

En nuestra gastronomía, las chalotas casan perfectamente con asados de carne, en vinagretas y salsas. Glaseadas también están deliciosas. Por su parte, muchas recetas de origen francés usan chalotas en lugar de cebollas, pues aportan un sabor más complejo. También se utilizan como acompañamiento en los clásicos tallarines tailandeses.

Cebolleta

Cebolletas, uno de los tipos de cebollas

Pertenece a la misma familia del ajo, la cebolla, el puerro, la chalota y el cebollino pero es una especie distinta de la cebolla común, por lo que habitualmente también se la conoce como cebolla de verdeo o cebolla china o cebolla de rama.

Es alargada y delgada, y su sabor es dulce y suave. Tiene un color blanco brillante con tallos verdes y se suelen vender en rama (de ahí uno de los nombres). Su aspecto es parecido al cebollino (aunque el sabor es más intenso), por lo que es fácil confundirlos.

La cebolleta es ideal para las frituras y las ensaladas, aunque se puede emplear en cuantiosas recetas. Algunas cocinas asiáticas utilizan muy a menudo este bulbo.

Cebollino

Cebollino

Esta especie de la familia de las cebollas es usada habitualmente como hierba aromática por su tallo. Es habitual comerlo crudo o fresco y su sabor recuerda al de la cebolla, pero es más suave.

En la cocina española y francesa se utiliza muy a menudo de innumerables formas, siendo una de las más habituales su mezcla con mantequilla para elaborar una salsa para la carne a la parrilla. También se suele añadir a ensaladas, sopas u otros platos, como carnes y pescados al horno.

¿Conocías todos estos tipos de cebollas? Cuéntanos a través de los comentarios cuáles son las que más te gustan, en crudo o cocinadas.

Y si no sueles comerla más a menudo porque no te gusta cortarla, aquí puedes ver los 6 mejores trucos para no llorar cortando cebollas. Esperamos que te resulten útiles y que sigas disfrutando de esta planta tan saludable.

¡Hasta la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube