La chufa: qué es, propiedades y usos en la cocina

La chufa: qué es, propiedades y usos en la cocina

Danos tu valoracion

¡Hola Cocinacas! Posiblemente conozcas la chufa porque es el ingrediente principal con el que se hace la horchata. Sin embargo, lo que puede que no sepas es que forma parte de los llamados superalimentos debido a sus excelentes propiedades nutricionales. Hoy te contaremos con más detalle qué es la chufa, los beneficios que aporta a la salud y los usos que tiene en la cocina, ya que no solo sirve para elaborar una de las bebidas más populares del verano.

Debido al creciente interés por la alimentación y el estilo de vida saludable, alimentos como las chufas, han comenzado a llamar la atención y a ser consumidos más allá de sus fronteras de origen. Esto ya ocurrió hace tiempo con el cacao, el aguacate y la quinoa.

La chufa es un tubérculo o raíz comestible de la planta juncia avellanada. Estas raíces pequeñas son de color amarronado, redondas y tienen textura rugosa. En apariencia son muy similares a un garbanzo o una avellana. Tiene un sabor ligeramente dulce y almidonado, por lo que se puede comer cruda o utilizarse como ingrediente.

En España, la gran tradición chufera se encuentra en la Comunidad Valenciana. Allí es donde se reúnen las condiciones necesarias para el crecimiento de la planta y cuentan con zonas dedicadas íntegramente a cultivar chufa de una calidad excepcional. De ahí que este cultivo cuente con la Denominación de Origen Chufa de Valencia.

Considerado un humilde alimento tradicional de esa zona, la chufa se ha hecho popular en los últimos años por formar parte de los denominados superalimentos. También es uno de los alimentos más venerados entre los seguidores de la dieta paleolítica, ya que la chufa fue uno de los primeros alimentos de la humanidad y uno de los primeros cultivos domesticados.

Vasos de horchata, chufas y fartons

Propiedades de la chufa y beneficios para la salud

El valor nutricional de este pequeño tubérculo es excelente. Contiene enzimas, fibra soluble y proteína vegetal (con aminoácidos esenciales). También es una fuente de vitaminas C y E, así como de minerales entre los que destaca el fósforo, calcio, magnesio, potasio, zinc, hierro, y grasas (siendo rica en Omega 9 o ácido oleico).

Además, al ser una buena fuente de carbohidrato libre de gluten y proteína no animal, es uno de los alimentos aptos dentro de la alimentación de personas veganas, celíacas e intolerantes a la lactosa.

Todos estos componentes le confieren a la chufa propiedades digestivas, cardioprotectoras y antioxidantes. También es considerado un alimento carminativo, inmunoestimulativo, antidiarréico, astringente, prebiótico, antianémico, insulinógeno y eupéptico.

Beneficios saludables de la chufa

  • Protege el sistema cardiovascular

Ayuda a reducir el colesterol perjudicial (LDL) y es un alimento aconsejado a personas con hipertensión, al ser muy baja en sodio.

  • Mejora la digestión de los alimentos

Evita o ayuda a eliminar los gases que se acumulan en el tracto gastrointestinal, favorece el tránsito intestinal de forma regular, evitando el estreñimiento, detiene la diarrea y mejora la flora intestinal.

Está indicada para personas con ardor de estómago o úlceras de estómago y la toleran personas que sufren gastritis. Además, la chufa es un alimento saciante, que no contiene gluten, ni fructosa, ni lactosa.

  • Estimula la función del sistema inmunológico

Combate los radicales libres, facilita la cicatrización de las heridas y ayuda a evitar la anemia.

  • Potencia la acción de los probióticos
  • La pueden tomar personas con diabetes
  • La chufa y los productos que se elaboran con ella, como la horchata natural, están aconsejadas especialmente a deportistas, mujeres embarazas y durante la lactancia, a niños y ancianos, así como en etapas de mucho estrés y cansancio físico y mental.

Usos en la cocina

Horchata con fartons
Horchata con fartons

La temporada de la chufa comienza con el verano, siendo julio y agosto los meses óptimos para su consumo. De ahí que la horchata sea considerada una de las bebidas más saludables y refrescantes para combatir el calor. Sin embargo, esta no es la única forma de disfrutar de la chufa en gastronomía.

Se pueden consumir secas y enteras como aperitivo. Dependiendo de la marca, ya pueden venir peladas siendo el sabor de estas un poco más suave y fáciles de comer que las que están sin pelar.

La horchata de chufa se prepara a base de chufas, agua y azúcar. Es una de las principales bebidas que se suelen servir en los bares y heladerías durante el verano, aunque también se puede elaborar en casa ya que la receta de horchata de chufa es muy sencilla. Es muy habitual tomarla junto a los fartons valencianos como merienda.

También se puede hacer en casa o comprar harina de chufa. Para ello se utiliza la pulpa sobrante de la horchata y con ella deshidratada se crea una harina muy similar a la de almendra. Con ella se puede hacer un pudin, crepes, pan, galletas y otras recetas de postres.

La crema de chufa es la versión saludable de la clásica crema de cacao y avellanas.

También se puede encontrar aceite de chufa y la chufa en escabeche con la que aliñar ensaladas, arroces, cuscús o salteados. Es tan sencillo como poner las raíces en agua con vinagre y aromatizarlas con especias como ajo, orégano, tomillo, romero…

Por último, la cerveza de chufa artesanal se obtiene agregando chufas justo en el momento en que se procede a hervir la cebada malteada. Al final la cerveza queda impregnada con su dulce aroma.

¿Conocías todos los beneficios y usos de la chufa en la cocina? Si es así, cuéntanos a través de los comentarios cómo sueles tomarla o si te animarás a probarla este verano.

Si te ha gustado nuestro artículo, quizá también pueda interesarte saber más sobre la gastronomía de Valencia, auténtica dieta mediterránea.

¡Hasta la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube