Infusiones frías para el verano, beneficios y cómo prepararlas

Infusiones frías para el verano, beneficios y cómo prepararlas

Danos tu valoracion

¡Hola Cocinacas! Ahora que el buen tiempo ha llegado para quedarse durante unos cuantos meses, nuestro cuerpo comienza a pedirnos una alimentación más ligera y sobre todo hidratación. Hoy queremos hablarte sobre las infusiones frías para el verano y cómo puedes prepararlas en casa.

En nuestra sección de recetas de bebidas también encontrarás otras opciones refrescantes, como granizados, cócteles o la tradicional limonada casera sin azúcar. Es importante evitar tomar demasiados refrescos azucarados o con gas, ya que estos son los causantes del hinchazón y del aumento de nuestros niveles de sodio.

Una buena alternativa son las infusiones frías para el verano. Aunque lo habitual es tomarlas calientes, podrás disfrutar de tus infusiones favoritas, de manera refrescante, si las dejas enfriar y les añades unos hielos. Además, son especialmente recomendadas para aquellas personas a las que les cuesta beber agua y lograr la injesta necesaria de líquidos para el cuerpo.

A continuación te contaremos cuáles son sus beneficios y las propiedades de las plantas que se utilicen en cada infusión. Después te daremos algunas ideas para que seas capaz de prepararlas en casa y disfrutar de ellas en cualquier momento.

Beneficios de las infusiones frías

Infusión con canela

  •  Son refrescantes

Además de ayudar a combatir el calor, las infusiones frías quitan la sed y evitan la deshidratación. Las más refrescantes son las que contienen menta, cítricos o frutos rojos.

  •  Aportan cero calorías, siempre que no se les añada azúcar
  •  Transportan oxígeno y nutrientes extra

Algunos de ellos son la vitamina B, C y D, además de minerales como el potasio, magnesio, la niacina o el ácido fólico, que favorecen el estado de salud a varios niveles. Así, el organismo trabajará de manera correcta.

Los aceites esenciales presentes por ejemplo en el té verde, aumentan el flujo de los jugos gástricos, lo que facilita la digestión.  Y las propiedades antioxidantes ayudan a frenar la vejez.

El consumo regular de esta bebida mantiene la piel hidratada y suave.

  • Ayuda a quemar calorías

La cafeína de algunos tipos de té frío tienen un efecto que acelera el metabolismo, provocando que se quemen más calorías en la misma cantidad de tiempo.

  • Combaten problemas como el estreñimiento o la retención de líquidos

El aumento de peso fomenta la retención de líquidos, por lo que el verano es un buen momento para intentar mantener o reducir el peso, aprovechando que se suele tener menos apetito. Las infusiones frías serán un buen aliado para reducir volumen.

Propiedades de las distintos tipos de plantas

Bolsitas de infusiones

Cada tipo de infusión puede aporta nutrientes favorables al organismo, como vitaminas, minerales y ácidos grasos insaturados. Y de ello dependerá el tipo de plantas que se utilicen para elaborar la infusión.

Algunas plantas aromáticas como la lavanda, el tomillo, la menta o la salvia son ricas en esencia, y muestran una acción digestiva, antiséptica y expectorante de alto valor terapéutico.

Otras como el apio, el anís, el hinojo o el comino, destacan por su poder carminativo y también digestivo y diurético.

Muchos frutos y bayas como el madroño, los arándanos, las endrinas, las ciruelas, moras y frambuesas, contienen pigmentos en su piel que ejercen una acción antioxidante y antiinflamatoria.

Y algunas especias como la canela, el jengibre o la cúrcuma, son muy ricas en aceites esenciales y estas aportan efectos estimulantes, antisépticos y balsámicos.

Ideas de infusiones frías para el verano y cómo elaborarlas

Con el fin de mantener los principios activos de las plantas medicinales, cuando hagamos una infusión no debemos hacer un hervor excesivo, porque los degrada.

Otra opción es preparar infusiones o maceraciones directamente con agua fría, pero en este caso se deben desechar las plantas que puedan entrañar un mínimo de toxicidad o con potencial irritante, como la cola de caballo, la ortiga, el enebro o la pasiflora.

Té helado con limón, una de las infusiones frías para el verano

A continuación te proponemos 5 tipos de infusiones frías para el verano:

Infusión fría de hinojo

El hinojo tiene grandes propiedades diuréticas, por lo que recomendamos comprar la planta en cualquier herbolario y preparar la infusión con las cantidades que se indiquen. Tendrás que dejarla enfriar y luego meterla en el frigorífico. Lo ideal es tomar una taza después de cada comida, tres veces al día como mínimo.

Infusión fría de Rooibos y nectarina

Se pone a calentar el agua y antes de que llegue a ebullición, se aparta del fuego y se pone el rooibos a infusionar durante 5 minutos con una rama de canela. Se deja enfriar en una jarra y cuando ya esté frío se añade unas gotas de zumo de limón, las rodajas de una nectarina y unas hojas de menta. Lo metemos en la nevera y cuando se vaya a consumir, se acompañará con hielo, más rodajas de nectarina y menta fresca.

Infusión de ginseng con canela

Debes mezclar 10 gramos de ginseng, 10 gramos de hojas de menta, 10 gramos de vainilla, 10 gramos de romero y una rama de canela y hervirlas en agua durante 2 o 3 minutos a fuego lento. Después se dejan infusionar durante 10 minutos y se cuela a una jarra. Cuando esté frío, se mete en la nevera durante una noche.

Cuando se vaya a tomar see acompaña con hielos y unas hojas frescas de menta. Es preferible beberla fría, durante el día.

Té verde helado con limón y hierbabuena

El té verde estimula el metabolismo y ayuda a perder volumen. Prepara la infusión y déjala enfriar en una jarra junto con un limón cortado en rodajas. A la hora de tomarla, acompáñala con hielo y hojas de hierbabuena fresca o menta. Si quieres, también puedes echarle miel o stevia si prefieres que esté más dulce.

Té frío de gengibre y regaliz

El genjibre tiene grandes propiedades para la salud y el sistema digestivo. Al combinado con el regaliz, el efecto será depurativo. Después de hacer la infusión puedes añadirle una cucharadita de jengibre en polvo y tomarla así, o endulzar con miel y dejar enfriar en la nevera.

Como puedes ver, existen muchos tipos de infusiones frías para el verano que puedes combinar con tus plantas aromáticas o frutas preferidas. Además, estas últimas pueden servirte también para endulzar la bebida y evitar los edulcorantes.

Agua saborizada con fresas y menta

También puedes preparar agua saborizada con semillas, hierbas o frutas o smoothies refrescantes, para que las altas temperaturas no puedan contigo.

¿Cuál es tu bebida favorita en verano? Cuentanoslo a través de los comentarios y si te ha gusta este artículo, no olvides compartirlo. Recuerda seguirnos en nuestro Canal de Youtube para conocer más tips sobre alimentos saludables y recetas muy sencillas de elaborar.

¡Hasta la próxima Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube