Los tipos de vinos de Jerez y cómo maridarlos

Los tipos de vinos de Jerez y cómo maridarlos

Danos tu valoracion

¡Hola Cocinacas! Aprovechando la Feria de Abril de Sevilla y las que se celebrarán en los próximos meses en Andalucía, creemos que te gustará conocer cuáles son los tipos de vinos de Jerez. Esto te ayudará a disfrutar aún más la experiencia gastronómica que en ellas se vive, siendo estos los vinos más populares.

Dentro de nuestra sección de nutrición hablamos sobre los alimentos que forman parte de nuestro día a día. También sobre productos que nos pueden ayudar a comer saludable y quizá no son tan conocidos, como la miel de caña o melaza, como un sustitutivo del azúcar.

Los vinos forman parte de la gastronomía de un país y en el caso de España se les da una especial importancia por ser el primer país productor del mundo. En el caso de los vinos de Jerez son singulares pero como veremos a continuación, cada uno de ellos pueden acompañar perfectamente a platos tradicionales y vanguardistas.

También son vinos exclusivos porque solo se producen en la región vitivinícola de Jerez, compuesta por las localidades de Jerez de la Frontera, Sanlúcar de Barrameda y el Puerto de Santa María (todas ellas en la provincia de Cádiz). Y su principal diferencia con respecto a vinos tintos o blancos es que estos envejecen mediante un método que es único: criaderas y solera. Esto hace que el periodo mínimo de crianza de cualquier vino de Jerez sea de 2 años y puedan llegar a superar los 20 y 30 años.

Tipos de vinos de Jerez

Los seis tipos de vinos de Jerez

Manzanilla

Es un tipo de vino blanco y seco cuya crianza solo se lleva a cabo en bodegas de Sanlúcar de Barrameda. Al estar ubicadas en la desembocadura del río Guadalquivir se dan las condiciones climáticas propicias. Se elabora con uva Palomino y envejece bajo una capa de levaduras que se llama velo de flor.

La manzanilla es considerada como la reina del mar, ya que marida a la perfección con el pescaíto frito. Este vino tiene unos toques yodados y salinos, por lo que armonizan con los productos del mar, como las gambas, los boquerones en vinagre, el arroz con marisco y también con la mojama.

Fino

Es también un vino blanco y seco, que se elabora con la misma uva que la Manzanilla. También envejece bajo el velo de flor y la crianza se produce en botas de roble americano mediante el sistema de solera y criaderas. Las bodegas de Fino se encuentran en Jerez de la Frontera y en el Puerto de Santa María.

El maridaje estrella del Fino es el jamón ibérico, ya que ambos comparten notas salinas. Es también buen aliado de otros embutidos e ibéricos, anchoas y mariscos.

Amontillado

Es un vino singular, ya que combina la crianza bajo el velo de flor y cuando este desaparece, se expone a la oxidación (de ahí su color entre topacio y ámbar).

Uno de los platos con los que más disfrutarás el amontillado es el risotto de setas, ya que los toques avellanados del vino potencian el sabor a frutos secos implícitos en las setas. Pero también aporta su personalidad a los platos ahumados y a algunas verduras como los espárragos verdes o alcachofas. También a las carnes blancas como el pollo o al pescado azul.

Copas de vino

Oloroso

Es un vino seco, con un tono entre ámbar y caoba que se oscurece con la crianza. Como se le añade alcohol hasta los 17º, no se desarrolla el velo de flor y su crianza es oxidativa, es decir, que envejece expuesto al oxígeno.

Por su complejidad aromática, se recomienda tomarlo con platos a los que se les otorga una gran personalidad, como el rabo de toro y otros estofados. Y también con quesos curados, como el Manchego, Idiazábal o el Zamorano.

Cream

Es un vino semidulce y su crianza es oxidativa en su totalidad. También es conocido como Oloroso dulce, porque se elabora al mezclar Oloroso con Pedro Ximénez.

Su equilibrado dulzor combina con quesos de pasta blanda y frutos secos como aperitivos, el foie gras y en ensaladas de frutas de postre.

Pedro Ximénez

Elaborado con la uva del mismo nombre, esta se pasifica al sol para obtener el mosto que tendrá una gran concentración de azúcares. Su crianza es exclusivamente oxidativa que incrementará su concentración aromática.

Es el Jerez dulce por excelencia, por lo que es un postre en sí mismo. No obstante, acompaña muy bien al chocolate negro por su amargor; a los quesos azules como el cabrales o el gorgonzola, e incluso a un helado de vainilla.

Chocolate negro

Esperamos que te haya resultado interesante aprender más sobre los tipos de vinos de Jerez. ¿Cuál es el que más te gusta y con qué plato sueles maridarlo? Cuentanoslo a través de los comentarios para darnos nuevas ideas.

Nosotros ya te hemos dados muchas pero queremos aprovechar para hacer una mención especial a uno de los platos que más nos gusta y que se elabora con uno de los vinos de Jerez. Se trata de nuestra pluma de cerdo ibérico con reducción de Pedro Ximénez y queso curado. Y esta no es la única que hemos publicado con este vino, puedes ver todas ellas en nuestras recetas de carnes.

¡Hasta pronto Cocinacas!

Deja tus comentarios y dudas en nuestro YouTube